América Latina requiere vivienda digna y asequible; cambio climático, de los mayores desafíos

Avatar
Huracán Ian avanza hacia Florida tras azotar oeste de Cuba

América Latina es la segunda región más propensa a nivel mundial a desastres ambientales y climáticos, por lo que la vivienda juega un papel importante para protección de las personas; sin embargo, también es una región donde más de 120 millones de personas residen en asentamientos irregulares con una importante falta de calidad en las construcciones de sus hogares.

Durante el primer día del foro Vivienda 2022 del Banco Interamericano de Desarrollo, expertos coincidieron en la necesidad de generar soluciones acordes a la realidad habitacional de América Latina, desde la creación de productos innovadores en materia de financiamiento hasta la elaboración de políticas públicas que busquen reducir el déficit habitacional en la zona.

En su intervención, Benigno López, vicepresidente de Sectores y Conocimiento del BID, destacó que actualmente se tiene un diagnóstico donde destaca el tema del cambio climático y la vulnerabilidad de la población ante sus efectos.

“De los 660 millones de habitantes de la región, aquellos que están en asentamientos informales son desmedidamente vulnerables a fenómenos naturales”, destacó López y ejemplificó que actualmente países como Chile, Argentina y Paraguay viven hoy sequías históricas que afectan a su población.

En su intervención, María Teresa Morales, directora de operaciones para América Latina y el Caribe de Hábitat para la Humanidad, la crisis climática actual impacta en toda la región; sin embargo, existen dos zonas que son más propensas a este tema, como son el Caribe y el Corredor Seco, que abarca desde Chiapas hasta Costa Rica.

“Este territorio (Corredor Seco) alberga 20 millones de personas y está constantemente afectado por grandes lluvias o sequías extremos, es decir, que más de 10 millones de pequeños agricultores en ese territorio pierden cultivos constantemente y pierden sus viviendas“, manifestó Morales.

Soluciones

Los especialistas pidieron soluciones que busquen proteger a las poblaciones más vulnerables de la región de América Latina y el Caribe, por lo que propusieron distintas líneas de acción que se tienen que concretar entre la iniciativa pública y privada.

De acuerdo con Juan Pablo Bonilla, gerente del Sector de Cambio Climático y Desarrollo Sostenible del VI, el sector de la vivienda consume entre 23% y 24% de la energía de la región y es responsable de 21% de las emisiones de dióxido de carbono.

“(El sector) No es un gran emisor, pero hay una gran oportunidad de eficiencia, el tema de eficiencia energética en la vivienda es una gran oportunidad, de trabajar con ecomateriales”, detalló el funcionario del BID.

Para Bonilla, la oportunidad de generar y diversificar soluciones pone a América Latina y Caribe en una posición única para desarrollar innovaciones contra el cambio climático.

“Hay países en la región con matrices muy limpias, con hidroeléctricas, pero ya están empezando a sufrir el impacto del cambio climático, por no tener suficiente agua para hidroeléctrica; entonces hacer más energía solar, eólica, geotérmica, representa una oportunidad para diversificar el riesgo ante el impacto del cambio climático“, acotó Bonilla.

La representante de Hábitat para la Humanidad destacó que es necesario una mayor atención en soluciones habitacionales para la base de la pirámide, la cual representa 50% de la población de América Latina y el Caribe.

En este contexto, enlistó distintos desafíos y oportunidades que se pueden generar al respecto, tales como:

  • Programas de subsidios más enfocados.
  • Innovación en soluciones habitacionales, en materiales de construcción y en instrumentos que faciliten el acercamiento entre la oferta de productos y la demanda.
  • Innovación en productos bancarios que faciliten la inclusión de la base de la pirámide.
     

Enlace a la fuente