Consejos para ser puntual en el trabajo y jamás volver a llegar tarde

Avatar

Que el tráfico está lento, la lluvia, problemas caseros, contratiempos… son las excusas que todo trabajador impuntual ha utilizado en diversas ocasiones en su vida laboral, pues ha perdido de vista lo que significa respetar el tiempo de los demás.

La puntualidad es una de las mayores cualidades de una persona, sobre todo, de un profesional, pues habla de compromiso y respeto, pero además deja ver tu responsabilidad para cumplir tu palabra y organizar tus deberes.

Levantarse temprano es menos complicado de lo que parece, solo que en muchas ocasiones preferimos quedarnos dormidos en cama, pero puedes lograrlo si sigues estos consejos.

Acepta que eres una persona impuntual

Como cualquier otro problema, no podrás arreglarlo si crees que no lo tienes. Si la impuntualidad te está causando problemas en el trabajo o en tus relaciones interpersonales, lo primero que tienes que hacer es reconocer que tienes esa debilidad.

Crea consciencia del paso del tiempo

No juegues con el tiempo de las personas ni con el tuyo, adelantar el reloj puede ayudarte, pero a muchas personas no les funciona, pues saben que su reloj tiene cinco minutos más.

No hagas demasiados planes

No llenes tu día de pendientes. Pensar que haciendo malabares podrás cumplir con todos es un craso error. La realidad es que casi siempre postergamos alguno. Debes aprende a incluir en tu agenda únicamente las tareas que puedes llevar a cabo y así no quedarás mal con nadie.

Prepara todo desde la noche anterior

​Uno de los principales hábitos para ser productivo es adelantar lo más que puedas la noche anterior, sobre todo, si vas a tener una junta temprano. Llena tu tanque de gasolina, prepara tu desayuno, elige tu ropa y plánchala.

Ve a cama temprano

De acuerdo con diversos estudios, las personas más exitosas madrugan, pero ¿cómo te vas a levantar temprano si te vas a la cama después de medianoche? Tendrás que crear el hábito de dormir temprano.

See Also

Office Manager

Despiértate con la primera alarma

Uno de los mejores hábitos que podrás cultivar es levantarte tan pronto suene tu despertador. De preferencia, consigue una alarma que no tenga función de snooze.

Llega quince minutos antes

La puntualidad no significa llegar mucho antes, pero si no estás acostumbrado, deberás hacerte el hábito y prever cualquier contratiempo. Para ello, comprométete a llegar siempre quince minutos antes de tu cita.

Con información de Líderes, La Verdad y Entrepreneur
Foto: Pixabay