OCDE pone sobre la mesa direcciones definitivas para el impuesto mínimo global a empresas

Avatar
OCDE pone sobre la mesa direcciones definitivas para el impuesto mínimo global a empresas

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico detalló el jueves las orientaciones finales para que los gobiernos incorporen a sus legislaciones el nuevo impuesto mínimo global de empresas, acercando un paso más la puesta en marcha de la reforma el próximo año.

En la revisión más profunda de las normas fiscales transfronterizas en una generación, casi 140 países acordaron en 2021 aplicar una tasa impositiva mínima del 15% a las multinacionales, comprometiéndose a un impuesto complementario sobre los beneficios contabilizados en países que tienen tasas más bajas.

La reforma, que la OCDE espera que genere unos ingresos fiscales adicionales de 220,000 millones de dólares en todo el mundo, tiene como objetivo actualizar las antiguas normas sobre fiscalidad transfronteriza para la era digital, en la que gigantes tecnológicos como Apple y Google pueden registrar beneficios en países de baja tributación como Irlanda.

Las orientaciones finales de la OCDE pretenden aclarar los detalles pendientes para que los gobiernos adopten códigos fiscales de forma coherente y coordinada con el fin de limitar los costos de cumplimiento para las empresas y la posibilidad de conflictos.

La OCDE dijo que ofrecía detalles en particular sobre cómo otros gobiernos deben reconocer un impuesto mínimo existente en Estados Unidos sobre las utilidades globales intangibles con baja tributación (GILTI, por su sigla en inglés), que cubre patentes, marcas o derechos de autor.

La guía, muy esperada por empresas y asesores fiscales, además de por las administraciones tributarias, también detalla el alcance de las empresas cubiertas, así como los pasos operativos y de transición.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos dijo que la orientación proporcionaría claridad, al tiempo que protegería los incentivos fiscales, como los créditos fiscales ecológicos contenidos en la Ley de Reducción de la Inflación.

La revisión está cobrando impulso de cara a su aplicación a principios del próximo año, después de que los países de la UE acordaron en diciembre la implantación del impuesto mínimo en todo el bloque de 27 naciones.

Japón prepara su legislación nacional y Suiza celebrará un referéndum en junio.

Sin embargo, las perspectivas son menos halagüeñas para los planes de la reforma de reasignar el 25% de los beneficios de las mayores multinacionales del mundo para que tributen en los países donde están sus clientes, independientemente de su ubicación física.

Enlace a la fuente